¿Y lloraste?…

febrero 7, 2017

Hoy tuve cuádruple bendición. Almorcé en La Conexión (La cafetería de La Fráter Roosevelt) junto a mi esposa, Chaconcito (su apellido es Chacón, pero le digo así con cariño) y otros amigos.

¿El motivo? Chaconcito cumplió 18 años y además recientemente se graduó del colegio. Su papá es desde hace cuatro años, el líder del departamento de televisión en La Fráter (la iglesia en la que sirvo).

Un día necesitábamos un técnico en televisión y no lo conseguíamos por ningún lado. Entonces le pregunté, mirá y ¿Tú hijo quisiera trabajar con nosotros? – En ese entonces él tenía 15 años, pero casi siempre lo acompañaba a las actividades fuera del horario de colegio –. Me respondió que su hijo sí quería trabajar y que quería aprender todo el proceso de T.V.

Hicimos un trato. Si estudiaba los días sábados y ganaba todas sus clases, podía seguir trabajando, si no, se quedaba sin trabajo y volvía a estudiar. Solicitaron los permisos respectivos en el Ministerio de Trabajo y Chaconcito comenzó a trabajar. Durante estos años ha crecido profesional y espiritualmente.

Pero mientras almorzábamos le pregunté si su papá le daba algo del dinero que había ganado cuando era menor de edad. Su respuesta me sorprendió, me dijo que le daba todo el dinero que ganaba. ¿Y lo ayudabas con algo? Le pregunté. Su respuesta fue afirmativa. Me dijo: le daba la mitad de mi sueldo. Me encantó el gesto.

Me contó además la excelente noticia que recién acababa de comenzar a estudiar Ciencias de la Comunicación en la Universidad Mesoamericana, una universidad privada en Guatemala. ¿Y quién te paga la Universidad? Yo me la estoy pagando, respondió.

¿Y qué dice tu papá? –  Siempre que platico con alguien me gusta conocer su historia – Y así me la contó. El primer día de la Universidad me envió un mensaje por WhatsApp pero no tenía Internet. Al llegar a la casa lo vi. ¿Y qué te dijo? – Shute yo como decimos en Guatemala al metido y curioso –. No recuerdo muy bien – me explicó –, pero en resumen, me decía que estaba orgulloso de mí. ¿Y lloraste?… Le pregunté. Y su respuesta fue sí.

¿Qué hace que un joven de 18 años llore ante las palabras de afirmación de un papá? El sentirse amado y apreciado incondicionalmente.

He visto a personas en sus sesentas llorar, porque en la enfermedad terminal de su mamá, esperaron por primera vez escuchar las palabras de afirmación y cariño. He visto llorar a muchos porque nunca recibieron esa afirmación y ese amor incondicional.

He sabido de niños, que ahora en la tercera edad, la muestra de afecto más grande que recibieron de parte de su papá, fue un día que él entró al cuarto y pensando que estaba dormido, lo tapó.

Padres de familia, amemos con el amor del cielo, amemos incondicionalmente. No sólo amemos, expresémoslo. ¿Cómo conocemos lo que es el amor?  1 de Juan 3:16 nos dice “En esto conocemos lo que es el amor: en que Jesucristo entregó su vida por nosotros. Así también nosotros debemos entregar la vida por nuestros hermanos.”

Padres amemos y como Cristo nos amó. No nos amó porque éramos buenos, sino a pesar de que éramos malos. En obediencia al Padre Dios, murió en la cruz del Calvario, el justo por los injustos para redimirnos del pecado y reconciliarnos con Dios. Siendo redimidos hoy andamos en buenas obras, no por temor sino por amor.

Me gustan las palabras del Padre Dios cuando Jesús se transfiguró frente a Pedro, Jacobo y a Juan, y aparecieron con el Moisés y Elías. Del cielo se escuchó una voz “…que dijo: “Éste es mi Hijo amado. ¡Escúchenlo!” Marcos 9:7

Dios no sólo amó a su hijo, expresó audiblemente su amor.

¿No encuentra el amor incondicional en sus papás? Encuéntrelo en Dios. En el Todopoderoso que nos dice en el Salmo 27:10 “Aunque mi padre y mi madre me abandonen, el Señor me recibirá en sus brazos.”

Tal vez usted nunca escuchará las palabras que Chaconcito escuchó de su papá. Pero un día, sí se las dirá a un hijo, a quien amará incondicionalmente y cuyas lágrimas brotarán de sus ojos.

Adelante, aunque en la tierra se escuche el silencio de los padres, desde el cielo el Padre eterno nos anima y aplaude…

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis los libros que lance en el 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

147,942 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Pastor Alex López

Posts