¿Sembrar veneno o sembrar bendición?

marzo 20, 2017

Platicábamos con un buen amigo y salió el tema sobre cómo había llegado a nuestra congregación. Me da un poco de pena contarlo agregó. Lo que ocurre es que yo asistía a otra congregación y uno de mis amigos y también líder de la congregación, comenzó a decirnos que ya era tiempo que saliéramos de dónde estábamos. La verdad, nos convenció. Varios nos despedimos del pastor y nos fuimos a otras iglesias.

Pero de esto aprendí algo. Ya cuando estaba acá y no tenía la influencia de mi amigo, me puse a evaluar la iglesia en donde estaba. Verdaderamente no tenía nada malo. El pastor era excelente, la pasión de todos por la Palabra también y entonces decidí dos cosas. La primera es que nunca me volvería a dejar influenciar por una persona, sin antes comprobar si verdaderamente lo que decía era cierto. Y la otra, es que sin importar lo que pasara, nunca me volvería a cambiar de iglesia. Veintiséis años después, este amigo sigue fiel a La Fráter y recordando una decisión que alguien lo empujó a tomar y que ahora dice, en su momento, no debí haber tomado.

 ¿Qué motivó a la persona que influyó en él y en otros amigos a salir de la congregación? Existen personas que se dedican a sembrar veneno en las mentes de los demás. Son personas tan astutas que motivadas por la envidia, celos o tan solo el deseo de destruir, se dedican a sembrar sutilmente el  veneno destructor. Son aquellos que saludan con una sonrisa de oreja a oreja al pastor y a los líderes principales, pero en las reuniones sociales su tema es contra ellos, contra lo que se hace y contra lo que se hará. Son sembradores de veneno que muchas veces encuentran tierra fértil en algunos y la cosecha es una mente envenenada y división.

Moisés envió a doce espías a explorar Canaán, la tierra prometida. Dos dieron un reporte favorable, mientras que los otros diez desmotivaron completamente al pueblo. Les dijeron que allá había gigantes y que no podrían conquistarlos. Cuarenta días duró la expedición y Dios los castigó con 1 año por día a permanecer en el desierto. Y hasta que todo el pueblo murió, excepto los jóvenes y los dos espías que sembraron bendición y esperanza, entraron a la tierra prometida.

No deje que otros ni en la congregación a la que asiste, ni en cualquier otro lugar, siembren veneno en su vida. Al escucharlos sembrar veneno pregúnteles: ¿Por qué me estás contando eso? O ¿Por qué me estás diciendo eso? Corte de raíz, su espíritu destructor. ¿Sembrar veneno? O ¿Sembrar bendición?, ¿Cuál escoge?, ¿Cuál transforma?, ¿Cuál divide?, ¿Qué está sembrando actualmente en su iglesia, casa de estudios, trabajo o vecindario?

Efesios 4:29 nos dice: “Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.”

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

146,459 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Pastor Alex López

Posts