Ore para exclamar “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre”

junio 8, 2020

En la publicación anterior, vimos la primera cosa que podemos hacer, cuando enfrentamos una crisis económica en casa. Y es orar para que podamos exclamar como el apóstol Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Orar, para ser fieles a Dios, en medio de cualquier situación.

Dijimos que todo lo puedo en Cristo que me fortalece, no es un amuleto a recitar, para que nada malo me pase. Sino al contrario. El todo, implica cualquier situación: buena o mala. De abundancia o de escasez. De saciedad o de hambre. El todo implica todo. Ya sea que me vaya bien o mal, “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” Es más, el apóstol Pablo estaba preso, cuando expresó esas palabras. Lea la publicación anterior o vea el video.

¿Qué podemos hacer en medio de una crisis económica en casa?

2. Ore para que pueda exclamar como el apóstol Pablo “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre”.

Siempre que leemos un pasaje bíblico, para buscar descubrir el propósito original del autor, no leemos e interpretamos sólo ese pasaje. Siempre vemos como encaja en su contexto literario – lo que viene antes y después del libro, del testamento y de la Biblia como un todo -.

Si Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”, se interpreta sólo en esta oración, entenderíamos que no existe límite alguno para nada. Ni siquiera la ley de la gravedad sea aplicaría a los creyentes, pero su contexto, nos muestra el verdadero significado que Pablo inspirado por el Espíritu Santo, quiso comunicarles a los cristianos en la ciudad de Filipos.

¿Qué comienza diciendo el apóstol Pablo unos versículos arriba? “Me alegro muchísimo en el Señor de que al fin hayan vuelto a interesarse en mí. Claro está que tenían interés, solo que no habían tenido la oportunidad de demostrarlo.” La Biblia en Filipenses 4:10


El interesarse en él, es nuevamente enviarle una ofrenda para sus gastos mientras está preso. Por eso escribe Pablo la carta, Epafrodito, le llevó una ofrenda de parte de los creyentes en la ciudad de Filipos, se enfermó estando con Pablo y casi se muere y ahora lo envía de regreso con esta carta para ser leída por todos los creyentes, agradeciéndoles por la misma y tocando a la vez, otros temas.

En los versículos 14 al 19 Pablo les dice que hicieron bien en participar en su angustia. Porque son la iglesia que ha participado vez tras vez con él, en sus ingresos y gastos, para suplir sus necesidades. Por lo les dice que: “Dios les suplirá todo lo que les falta conforme a sus riquezas en gloria”.

Pablo está preso. Y sin embargo dice que no está necesitado, pero él sí está necesitado. ¿Por qué dice que no está necesitado? Él dice: “No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. 12 sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia.” La Biblia en Filipenses 4:11-12ª

No es que el apóstol Pablo no tuviera necesidad, a lo largo de su ministerio, aprendió algo que es una clave para su vida y para la vida de los que leerán: “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre. Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia.”.

¿Satisfecho en pobreza? Y ¿Satisfecho en riqueza? Si quiera ¿Es esto posible? Pablo nos dice que así vive él, porque todo lo puede en Cristo que lo fortalece. Su fuerza viene de Cristo quien lo salvó de los pecados, quien le prometió vida eterna a todo el que se arrepiente y cree.

En Guatemala cuando alguien le ofrece servirle de nuevo comida en su plato y ya está lleno, usted exclama: “Gracias. Ya estoy satisfecho”. Esto significa que no necesita más. Pablo nos dice, esta es la actitud ante la pobreza o la riqueza que tengamos que enfrentar. Estemos satisfechos en donde estemos, porque todo lo podemos en Cristo que nos fortalece.

Esto no implica amar la pobreza, ni amar la riqueza. Implica amar al dador de la vida y de la vida eterna, en medio de ambas situaciones. Sabiendo que a veces estamos arriba y a veces, abajo. Pero en Cristo, lo podemos. En pobreza, no anda sufriendo por la riqueza que tenía antes, y en riqueza, tampoco sufriendo por la pobreza que enfrentó antes.

Mi oración es que en medio de cualquier crisis económica que pueda estar enfrentando en su vida, pueda exclamar “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre”. Esto es algo que se aprende y se aprende en Cristo. Pablo había estado en varias ocasiones en riqueza, luego en pobreza, otra vez en riqueza y de nuevo en pobreza. Pero todo lo podía en Cristo que lo fortalecía.

Mi oración es que en medio de cualquier crisis económica, pueda exclamar “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre”. Esto es algo que se aprende y se aprende en Cristo. Clic para tuitear

En pobreza o en riqueza, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. Aprendamos a estar satisfechos en él y a permanecer fieles en él. Porque la promesa eterna es mayor que todo lo terrenal y todo un día pasará y estaremos en la gloria con nuestro Señor Jesucristo.

En pobreza o en riqueza, todo lo podemos en Cristo que nos fortalece. Clic para tuitear

En la siguiente publicación, continuaremos hablando sobre qué podemos hacer en medio de una crisis económica en casa.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

157,793 suscriptores