Ore para exclamar “He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias”

junio 15, 2020

En las últimas dos publicaciones, hablamos sobre dos oraciones que debemos aprender a hacer en medio de una crisis económica en casa.

Debemos orar para exclamar como el apóstol Pablo: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” y orar para exclamar “He aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre”.

Lea las dos publicaciones anteriores dando clic aquí y aquí. Hoy hablaré sobre la tercera cosa que podemos hacer cuando enfrentamos una crisis económica en casa.

Ore para exclamar como el apóstol Pablo “He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias”

¿Qué antecede a Filipenses 4:13 “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”? Veamos dos versículos atrás.

Filipenses 4:11 “No digo esto porque esté necesitado, pues he aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que me encuentre.” Pablo sí está necesitado y no está necesitado. Está preso mientras escribe y aún así, dice que no está necesitado. No está necesitado, en el sentido que ha aprendido a estar satisfecho en cualquier situación en que se encuentre. Cristo es su todo. Veamos ahora un versículo adelante y el que antecede al conocido versículo de “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Filipenses 4:12 “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.”

¡Wow! Y que el apóstol Pablo sabe lo que es vivir en pobreza y en abundancia. Sabe lo que es estar saciado y lo que es pasar hambre. Lo que es tener de sobra, como sufrir escasez. Pero hay quienes siguen predicando que siempre andaremos “en victoria” y no veremos jamás un tiempo de pobreza, hambre o escasez.

¡Wow! Y que el apóstol Pablo sabe lo que es vivir en pobreza y en abundancia. Sabe lo que es estar saciado y lo que es pasar hambre. Lo que es tener de sobra, como sufrir escasez. Pero hay quienes siguen predicando que siempre… Clic para tuitear

Cuando se enseña que los creyentes, por ser hijos de Dios, no pueden enfrentar calamidades como pobreza, hambre o escasez, estamos formando creyentes con raíces superficiales, que ante la primera crisis que enfrentan, son arrancado y abandonan su fe.

Peor aún, cuando se enseña que no existe enfermedad que pueda con el cristiano. Y que la fe, siempre debe producir una sanidad total. Cuando hasta Lázaro, que fue resucitado por Jesús, ya se murió. Cuando un Esteban o un Jacobo fueron sacrificados por causa del evangelio al principio del libro de Hechos. Esto ni desmotivó a los discípulos, sino al contrario, los empoderó aún más a seguir proclamando la salvación y el perdón de pecados en Jesús.


La victoria sobre la que el cristiano celebra, no es la que puede obtener con el esfuerzo, sino la que obtiene cuando el esfuerzo ya no puede y sólo la fe entra. Es la que Cristo obtuvo en la cruz sobre el pecado y sobre la muerte al resucitar al tercer día. Esa victoria nada puede moverla. Es real, certera y prometida en Cristo.

Cuando se enseña que por ser hijos de Dios, no podemos enfrentar calamidades como pobreza, hambre o escasez, estamos formando creyentes con raíces superficiales, que ante la primera crisis que enfrentan, abandonan su fe. Clic para tuitear

Nuestra esperanza no es una vida eterna en este cuerpo terrenal, sino una vida eterna en un cuerpo celestial. Nuestra esperanza no es esta tierra, es el cielo, nuestra esperanza viva. Aquella que jamás decrece ante ningún sufrimiento. Es certera.

Pablo no se queja porque ha enfrentado pobreza – aunque también ha disfrutado de la abundancia -. Pablo no se queja porque ha pasado hambre – aunque también ha quedado saciado -. Pablo no se queja porque ha pasado escasez, – aunque también ha tenido de sobra -. Pablo ha aprendido a vivir en cualquier situación en que se encuentre.

Aprender a vivir en cualquier situación en que se encuentre, es hacerle frente a lo que venga y a lo que pase, con el gozo de estar en Cristo a pesar de las situaciones. Cuando hay, aprendo a vivir en la abundancia. Cuando no hay, aprendo a vivir en la escasez.

En un taller sobre negociación y persuasión, que Dios me concedió estudiar en la Universidad de Harvard, escuchando entre otros al que fue el profesor de Negociación del presidente Obama, cuando estudió allí, aprendí algo interesante.

Nuestra esperanza no es una vida eterna en este cuerpo terrenal, sino una vida eterna en un cuerpo celestial. Nuestra esperanza no es esta tierra, es el cielo, nuestra esperanza viva. Clic para tuitear

El profesor decía: “A veces hacemos grandes negociaciones, pero nos sentimos fracasados. Porque nuestra expectativa de nuestra negociación era demasiado alta. Sin embargo, la negociación es muy buena, pero en lugar de llenarnos de satisfacción nos sentimos frustrados. Tengan cuidado, porque el nivel de sus expectativas, determina al final de cuentas, el nivel de su satisfacción”.

¿Qué expectativas tiene el cristiano para estar satisfecho y vivir feliz? Lo que dice 1 Timoteo 6:7 y 8 “Porque nada trajimos a este mundo, y nada podemos llevarnos. Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso.”

Pablo se va aún más bajo de estas palabras que escribió en 1 de Timoteo cuando dice que  ha aprendido a pasar hambre y ha aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias incluyendo el hambre. Y en medio del hambre declara: “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”.

Económicamente, en donde está, esté. Si hay, disfrute y comparta de su dinero, tiempo y talento. Si no hay tanto, ajústese a lo que tiene y comparta de su tiempo y talento si no alcanza para compartir dinero.

Ore al Padre para que pueda exclamar como el apóstol Pablo en Filipenses 4:12 “Sé lo que es vivir en la pobreza, y lo que es vivir en la abundancia. He aprendido a vivir en todas y cada una de las circunstancias, tanto a quedar saciado como a pasar hambre, a tener de sobra como a sufrir escasez.”

Aprenda a vivir en todas y cada una de las circunstancias porque “Todo lo puede en Cristo que lo fortalece”.

Animo, todo lo que estamos viviendo en esta pandemia, pasará. Dios sea con nosotros… Y que no salgamos siendo los mismos.

Si aún no la ha leído las dos publicaciones anteriores de clic aquí y aquí.

En la próxima publicación seguiremos hablando ahora de cómo enfrentar las crisis económicas con la creatividad que nos da Dios.

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 150,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

153,089 suscriptores