La meta de la iglesia no es salir de esto sin que nada malo pase

abril 13, 2020

Ayer uno de mis amigos asistió a un entierro. Un entierro atípico. Todos distanciados, llorando sin abrazos y solos, en su espacio físico. La persona no murió de Coronavirus, sino de otro cuadro complicado, que traía desde el año 2019.

Hay un miedo terrible a contagiarse con el Coronavirus. Nos dicen que el 80% de seres humanos, saldrán bien librados, aunque se contagien. Pero de ese 20% por ciento restante, hay un porcentaje bajo de a quienes se les complicará y morirán. ¿Estaremos nosotros entre los que pasaremos al más allá?

Pero más allá del miedo a contagiarnos, hay un medio aún mayor. Es el temor a quedarse sin trabajo. La magia de Disney en Florida desapareció desde que cerró sus puertas. Pero ayer corrió la noticia que había suspendido a 43,000 trabajadores de 43,200 que tiene.

Todas estas personas, recibirán el 19 de abril su último salario y luego se irán a casa. Les mantienen el seguro médico por un año y no más. La crisis no sólo es de salud, es económica.

¿Qué hará usted si se contagia del Coronavirus y resulta en una cama de un hospital agonizando?
¿Qué hará usted si uno o varios de sus parientes mueren a causa del Coronavirus?
¿Qué hará usted si se queda sin trabajo porque es imposible para su empresa operar sin ingresos?
La situación está difícil. Pero vea lo que les pasó a estos creyentes de acuerdo a la Escritura y cuál fue su respuesta.

“Recuerden aquellos días pasados cuando ustedes, después de haber sido iluminados, sostuvieron una dura lucha y soportaron mucho sufrimiento. 33 Unas veces se vieron expuestos públicamente al insulto y a la persecución; otras veces se solidarizaron con los que eran tratados de igual manera. 34 También se compadecieron de los encarcelados y, cuando a ustedes les confiscaron sus bienes, lo aceptaron con alegría, conscientes de que tenían un patrimonio mejor y más permanente. 35 Así que no pierdan la confianza, porque esta será grandemente recompensada. 36 Ustedes necesitan perseverar para que, después de haber cumplido la voluntad de Dios, reciban lo que él ha prometido. 37 Pues dentro de muy poco tiempo, «el que ha de venir vendrá, y no tardará. 38 Pero mi justo vivirá por la fe. Y, si se vuelve atrás, no será de mi agrado».” Hebreos 10:32-38

La meta de la iglesia no es salir de esto sin que nada malo pase, es salir con fe, aunque todo lo malo pase. Pase lo que pase, que su fe no falte. Dios seguirá siendo Dios y su promesa de la segunda venida está vigente. Pase lo que pase y venga lo que venga, mantenga la fe.

La meta de la iglesia no es salir de esto sin que nada malo pase, es salir con fe, aunque todo lo malo pase. Pase lo que pase, que su fe no falte. Clic para tuitear

Extiéndale su mano al necesitado. Y siga extendiendo su mano a donde se congrega. Y si ya no tiene con qué sostener a ambos, sosténgalos en oración.

Oremos. Confiemos. Perseveremos en sus caminos hasta el día de nuestra muerte. Esto pasará…

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

175,838 suscriptores