Archives For Vida cristiana

Mis tres perritas duermen en el estudio. Todas las noches las sacamos con algo de comida a un pequeño jardín y luego cerramos la puerta del estudio y asunto resuelto. Todas las noches las engañamos con comida, las volvemos a engañar y de nuevo. Al ver la comida – la tentación –, se les apaga el cerebro.

Así es muchas veces la vida del cristiano. Cae, cae, cae. Es engañado, nuevamente engañado y otra vez, con la misma tentación. Todo por qué, porque al ver la tentación hace que se le apague el cerebro. Se piensa en la recompensa temporal y no en el precio y las consecuencias desastrosas del pecado.

¿Cómo vencer la tentación? El terreno de batalla del cristiano es la mente y usted gana su batalla espiritual o la pierde a nivel de los pensamientos que tiene.

Siempre digo: Lo que pienso, siento. Lo que siento, manifiesto. Lo que manifiesto crea mi realidad. Un infierno o un paraíso, todo por un pensamiento. Tuitee este pensamiento

Si usted quiere vivir en santidad, debe inundar su mente únicamente de santidad. Lo que entra a su cerebro debe ser santo. Tuitee este pensamiento

¿Qué ve en Internet?, ¿Qué tipo de música oye?, ¿Qué tipo de conversaciones mantiene en persona y en WhatsApp? Si lo que ve u oye es santo, tendrá pensamientos santos. Si lo que ve u oye son contrarios a la voluntad de Dios, tendrá pensamientos, acciones y consecuencias devastadoras contrarias a Su voluntad.

Usted sólo debe pensar en todo lo que sea excelente o merezca elogio. Si todos pudieran ver sus pensamientos. ¿Podrían decir que son del más elevado nivel posible?, ¿Podrían ponerse de pie y aplaudirlos? Aléjese de personas, lugares o cosas que siembren pensamientos contrarios a la voluntad de Dios.

Si la música que escucha no le produce pensamientos excelentes o que merecen elogio, esa música no es digna de escuchar y como cristiano, no debe escucharla. Lo mismo se aplica a todo lo que mira o escucha. No sea como mis perritas, no caiga en la misma tentación de nuevo.

“Por último, hermanos, consideren bien todo lo verdadero, todo lo respetable, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo digno de admiración, en fin, todo lo que sea excelente o merezca elogio. 9 Pongan en práctica lo que de mí han aprendido, recibido y oído, y lo que han visto en mí, y el Dios de paz estará con ustedes.” Filipenses 4:8 y 9

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

142,647 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Excelente partido de la final de la Champions 2017 en donde el Real Madrid le ganó 4 a 1 a La Juventus.

Como es de esperarse del equipo ganador, la celebración fue inmediata, tanto en el campo como en los graderíos.

Pero me llamó la atención que luego del pitazo final, que dictaba la sentencia de derrota de La Juventus, sus jugadores no se tiraron a la gramilla a llorar.

Algunos en medio de la tristeza que una derrota de este nivel significa, incluso hacían ocasionalmente un chiste y momentáneamente se les esbozaba una sonrisa en su rostro.

Al momento de la premiación, muy pocos se quitaron la medalla de segundo lugar. Y Gianluigi Buffon, el famoso portero y más caro de la historia y que pierde por segunda vez una final de la Champions, no sólo no se quitó la medalla sino que se quedó en el campo hasta el final de la premiación, mientras veía la celebración y la premiación de aquellos que los derrotaron. Eso es altura de futbolista.

Y esta es la lección que me deja la final de la Champions 2017: El que gana celebra, el que pierde piensa…

El que gana, escucha el silbato y ¡pum! En modo automática a celebrar. Sólo grita: ¡Ganamos! No hay más que pensar, pensamiento de victoria, celebración automática de victoria.

Por el contrario el que pierde piensa. Piensa en mil y una cosas y de lo que piense depende su reacción. Y aquí está la clave o el clavo. ¿Por qué entonces unos jugadores se tiran al suelo y lloran como si su familia completa hubiera desaparecido de la faz de la tierra? Y por el contrario, ¿Otros que también pierden como los jugadores de La Juventus, se entristecen aunque no lloran, no se les ve un semblante de victoria, pero continúan con la frente en alto y con esperanza?

El que gana celebra, el que pierde piensa… ¿Qué pensemos en la derrota? Esa es la clave…

Me atrevo a pensar que la mayoría de jugadores de La Juventus, aceptaron inmediatamente la derrota. No se pusieron felices, pero aceptaron la derrota. Entendieron que lo dieron todo, pero que el otro equipo fue mejor. “Vendrá otra oportunidad y aún si no llegara, llegamos hasta aquí” pudo ser algo de lo que se dijeron con quien más hablamos, con nosotros mismos y en nuestra cabeza. ¿Qué pensemos en la derrota? Esa es la clave…

Los cristianos entendemos que hay que perder para ganar… De hecho este fue el tema que me tocó predicar la semana pasada en La Fráter. Le animo a verlo dando click aquí. Porque aquel que cree que puede ganar con sus obras o fuerzas el perdón de Dios, ya está perdido. Es en el reconocimiento de la derrota individual, como pecadores y ante un Dios justo y santo que castiga el pecado, en donde el Dios justo puede convertirse a la vez en el que justifica al pecador, por medio de la sustitución del castigo de Jesús en la cruz, el único justo que pudo guardar su ley y ser santo.

Quiero también recomendarle un libro que saldrá este año 2017 en el mes de Octubre. Y es el primer libro de mi esposa Aixa. Se llama: Lágrimas Valientes, esperanza viva en un mundo pasajero. Para estar al tanto del lanzamiento Suscríbase al blog de mi esposa y sígala también en Facebook

El mes pasado ella publicó en su Facebook “Hace meses quería compartirles mi alegría de este proyecto ¡y hoy finalmente puedo! El Señor ha sido asombroso y bueno y ha provisto la oportunidad de escribir mi primer libro. Entregué el manuscrito a inicios de marzo y ahora ya va por la fase de diseño y diagramación para entrar pronto a producción. Doy gracias al Señor porque a raíz de animarme a hacer públicos mis escritos (por insistencia de mi esposo) B&H Español tocó a mi puerta y aquí estamos. Quiero también agradecer a los lectores que han sido tan generosos en animarme en esta página, porque son una comunidad linda, respetuosa y llena de estímulo en el Señor. Él es fiel y oro poder servir a muchos más por este nuevo medio. Primero Dios sale en Octubre 2017.”

Recuerde: El que gana celebra, el que pierde piensa… ¿Qué pensemos en la derrota? Esa es la clave… Y el que cree que ante Dios gana por sus obras, su fuerza o sabiduría, ya está perdido.

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

142,647 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

El me formó

Mayo 23, 2017

Llegué a la farmacia a la que usualmente paso y luego de pagar por lo que necesitaba, nos quedamos platicando y bromeando con el encargado. En medio de la conversación, le hice una sola pregunta ¿Cómo llegó a trabajar en una farmacia?

Me respondió: —Fue allá donde crecí en Colomba Costa Cuca, Quetzaltenango, en donde un señor me llevó a trabajar a su casa. Le ayudaba también a limpiar otras propiedades que tenía. Me enviaba a barrer, a trapear o a lavar platos. Pero un día me dijo: “Venite también a la farmacia o nunca vas a aprender”. Así fue como comencé. Un día me llamó, se sentó en un banco y me enseñó cómo poner inyecciones. “De aquí para acá se mide y aquí se coloca” me dijo.

Cuando me vine a la capital, comencé a trabajar en esta farmacia. Yo nunca había tocado una computadora, utilizado Internet o un P.O.S., pero me dijeron que por mi experiencia y conocimiento, me darían el trabajo. Yo les dije que si en dos meses no funcionaba, que me echaran, pero aquí sigo.

Ya él y su esposa están muertos, pero gracias a ellos aprendí este oficio y mi familia y yo seguimos comiendo gracias a lo que ellos me enseñaron. Porque eso sí, yo ni me gradué del colegio. Nos despedimos y nos deseamos feliz noche.

En mi mente y en el carro camino a mi casa, resonaban las palabras ¿Y cómo oirán si no hay quién les predique?, ¿Cuánta gente no tiene futuro eterno porque no saben que el precio por su redención ya fue pagado?, ¿Quién se acercará a aquellos que tienen sus ojos vendados y no pueden ver la verdad del Evangelio?

El desafío diario y personal de todo cristiano es vivir cada día consagrado a Dios en todo lo que hace y piensa. Pero no puede vivir callado, no puede callar la noticia del perdón de pecados por fe en el sacrificio de Jesús y la esperanza eterna para los que creemos.

Como cristiano su mayor meta hacia afuera no es llegar a ocupar una posición dentro de la iglesia, su mayor logro es que cuando alguien le pregunte a otro ¿Y cómo llegaste a ser cristiano? Y aunque usted ya esté muerto, su nombre sea mencionado, porque usted fue un testigo fiel de Jesucristo que fue e hizo discípulos de Jesús.

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

142,647 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Existen muchas formas de llorar. Hay quienes lloran por enojo, otros por impotencia y otros por dolor. Pero recientemente me tocó llorar por gratitud. Dios sabe por qué me hizo como me hizo. Todos somos tan diferentes.

Hay cosas que me quiebran inmediatamente como el dolor ajeno, la ternura sacrificial o de amor hacia el prójimo. Pero la serenidad en momentos difíciles, creo que es un regalo de Dios, al pedirle y recibir del cielo una paz que sobrepasa todo entendimiento, no porque la situación esté resuelta, sino porque Él está en control de todo, mi vida le pertenece y en eso descanso.

Mi papá enfrenta una situación difícil. No lloré al momento de conocerla, ni con mi esposa, ni con mi papá, ni con mi mamá y mis hermanos, ni con la Junta Directiva, ni con los directores de la congregación. Lloré solo, cuando lo correcto había sido hecho.

Y es que venga lo que venga, mi fe no descansa en mi papá, como la de mis hijos no descansa en mí. Mi fe descansa en Jesucristo, el autor y consumador de la fe. El que por amor se vistió de carne y huesos y vino del cielo a la tierra a mostrarnos el camino, la verdad y la vida, ya que nadie llega al Padre si no es por él.

Es el sacrificio del Justo en la cruz del Calvario, el que permite que el Dios justo que no tolera el pecado y castiga al pecador, sea a la vez el que justifica. Es su sacrificio el que aplaca la ira de Dios, es su sacrificio como Jesús me sustituye ante el Padre en el castigo que debía recibir. Es su sacrificio el que me limpia de pecados, mi conciencia, me declara justo ante el Padre, me hace nacer de nuevo en mi espíritu y el que me da el poder para llevar una nueva vida.

Entiendo además que la vida después de la muerte, es mi esperanza eterna. Soy un extranjero de paso en la tierra, mi residencia eterna es la gloria, a donde Jesús fue a prepararme un lugar. Entiendo que no debo fallarle sino honrarle con mis acciones, pensamientos e incluso con mis intenciones. Pero si le fallo y corro a la cruz en genuino arrepentimiento, tengo en Jesucristo el justo, mi abogado que intercede por mí ante el Padre.

El antiguo rey y sabio Salomón decía: es mejor llorar que reír, porque llorar le hace bien al corazón. Lloré de gratitud. Es más, lloramos junto a otro amigo, conectados a la distancia por teléfono. Los dos conectados con una misión, que Cristo sea glorificado, que la fe sea confirmada, no por los resultados que vengan, sino por corazones humildes, pues sólo en corazones humildes que reconocen que necesitan un Salvador, Él es glorificado y obra con poder.

Me tocó llorar de gratitud porque lo correcto había sido hecho. Pero también lloré en la dirección correcta. No lloré hacia el suelo en derrota o en desesperanza, sino hacia el cielo y con esperanza. Levanté mis ojos al cielo, en donde está Dios quien nos creó para que lo amáramos y al amarlo y andar en sus caminos, experimentáramos el gozo de servirle, el fruto de su justicia y la pacífica y armoniosa convivencia con el prójimo.

¿En quién descansa su fe?, ¿Tiene un corazón humilde en el que permita que Dios pueda mostrar su poder de transformación?, ¿Ha llorado de gratitud?, ¿En qué dirección ha llorado?, ¿Llora hacia el suelo o hacia el cielo?

Hasta que reconozcamos que no existe justo ni siquiera uno y que no existen buenas obras o sacrificio personal alguno, que pueda redimirnos del pecado o ponernos en perfecta comunión con Dios, no habrá ni redención, ni esperanza eterna, ni paz.

Sólo a través de Jesucristo el justo – que murió por amor a nosotros en la cruz del Calvario, para que todo el que cree en Él, se arrepienta y aparte de sus pecados y viva manifestando buenas obras por gratitud –, hay salvación.

Venga lo que venga, pase lo que pase, mi fe está puesta en Jesucristo. Lloraré siempre de gratitud y en la dirección correcta. Amén.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

142,647 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus

Platicábamos con un buen amigo y salió el tema sobre cómo había llegado a nuestra congregación. Me da un poco de pena contarlo agregó. Lo que ocurre es que yo asistía a otra congregación y uno de mis amigos y también líder de la congregación, comenzó a decirnos que ya era tiempo que saliéramos de dónde estábamos. La verdad, nos convenció. Varios nos despedimos del pastor y nos fuimos a otras iglesias.

Pero de esto aprendí algo. Ya cuando estaba acá y no tenía la influencia de mi amigo, me puse a evaluar la iglesia en donde estaba. Verdaderamente no tenía nada malo. El pastor era excelente, la pasión de todos por la Palabra también y entonces decidí dos cosas. La primera es que nunca me volvería a dejar influenciar por una persona, sin antes comprobar si verdaderamente lo que decía era cierto. Y la otra, es que sin importar lo que pasara, nunca me volvería a cambiar de iglesia. Veintiséis años después, este amigo sigue fiel a La Fráter y recordando una decisión que alguien lo empujó a tomar y que ahora dice, en su momento, no debí haber tomado.

 ¿Qué motivó a la persona que influyó en él y en otros amigos a salir de la congregación? Existen personas que se dedican a sembrar veneno en las mentes de los demás. Son personas tan astutas que motivadas por la envidia, celos o tan solo el deseo de destruir, se dedican a sembrar sutilmente el  veneno destructor. Son aquellos que saludan con una sonrisa de oreja a oreja al pastor y a los líderes principales, pero en las reuniones sociales su tema es contra ellos, contra lo que se hace y contra lo que se hará. Son sembradores de veneno que muchas veces encuentran tierra fértil en algunos y la cosecha es una mente envenenada y división.

Moisés envió a doce espías a explorar Canaán, la tierra prometida. Dos dieron un reporte favorable, mientras que los otros diez desmotivaron completamente al pueblo. Les dijeron que allá había gigantes y que no podrían conquistarlos. Cuarenta días duró la expedición y Dios los castigó con 1 año por día a permanecer en el desierto. Y hasta que todo el pueblo murió, excepto los jóvenes y los dos espías que sembraron bendición y esperanza, entraron a la tierra prometida.

No deje que otros ni en la congregación a la que asiste, ni en cualquier otro lugar, siembren veneno en su vida. Al escucharlos sembrar veneno pregúnteles: ¿Por qué me estás contando eso? O ¿Por qué me estás diciendo eso? Corte de raíz, su espíritu destructor. ¿Sembrar veneno? O ¿Sembrar bendición?, ¿Cuál escoge?, ¿Cuál transforma?, ¿Cuál divide?, ¿Qué está sembrando actualmente en su iglesia, casa de estudios, trabajo o vecindario?

Efesios 4:29 nos dice: “Eviten toda conversación obscena. Por el contrario, que sus palabras contribuyan a la necesaria edificación y sean de bendición para quienes escuchan.”

Si le edificó esta publicación, compártala con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****

Suscríbase a mi blog y reciba en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Y gratis mi sexto libro #ElMaestrodelDinero que lanzaré el 27 de Agosto del 2017. Si no tiene mis cinco libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida y #LiderazgoCuarenta descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com

142,647 suscriptores
Conéctese conmigo en: Mi blog, Facebook, Twitter, Instagram, YouTube y Google Plus