Cuando Jesús se sintió triste y angustiado

septiembre 20, 2009

Jesús sabía que esa noche iba a ser arrestado. El hizo 5 cosas que todo cristiano debe hacer cuando se siente triste y angustiado: 

Antes de leer esta publicación lea Mateo 26:36-45 aquí

Rodéese de sus mejores amigos
Jesús se llevó aparte a sus tres discípulos más cercanos (Eran sus discípulos y también sus amigos). Ellos eran Pedro, Jacobo y Juan (estos dos últimos llamados también los hijos de Zebedeo). Nunca en medio de la tristeza y la angustia esté solo. Rodéese de amigos cristianos. Talvez usted dirá: “Es que nadie me llama”. A Jesús no lo llamaron, él los llamó.

Ábrale su corazón a sus amigos íntimos
Y les abrió su corazón y les dijo que se sentía triste y angustiado. ¿El Hijo de Dios vulnerable? Por supuesto. Era 100% Dios porque era el hijo de Dios y 100% hombre porque era el hijo de la virgen María. En la tristeza y en la angustia jamás esté solo. Hay quiénes tienen el síndrome de la mecha corta. Hablan de sus problemas cuando quedan segundos para explotar y ya no se les puede ayudar. Jesús abrió su corazón a la gente correcta, ábrale su corazón a la gente adecuada. Los hombres sí lloran y los cristianos también. Pero lloran con esperanza.

Pida que le acompañen en su situación
Jesús les pidió a sus tres amigos: “quédense aquí y manténganse despiertos conmigo.” Y luego se fue a orar. Jesús sólo quería la compañía de aquellos íntimos. Sólo quería saber que estaban presentes con él. Recuerdo cuando mi esposa acaba de dar a luz por primera vez a nuestra hija Ana Isabel (parto natural y sin anestesia que ya no dio tiempo aplicársela). Le dolía todo y cuando la llevaron de la sala de partos al cuarto entró su mamá y mi mamá a felicitarla. Venía serena y en ese momento se quebró y comenzó a llorar. Luego me dijo. Alex, que rico sentí tener a mi mamá en el cuarto especialmente cuando me ponía su mano en la frente. En la angustia, tan solo la presencia de un familiar o un amigo conforta y da seguridad.

Haga la oración perfecta
Mi esposa Aixa, predicó un día un tema que tituló “La oración perfecta”. Es la que hizo Jesús en la porción que leímos cuando dijo: “Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú”. Jesús no quería morir pero aceptaba la voluntad perfecta del Padre. Pida en oración creyendo pero acepte la perfecta voluntad de Dios nuestro Señor. Y sígale siendo fiel a él sin importar la respuesta. Lea el pasaje de nuevo, Jesús hizo esta oración tres veces.

Venza la tentación
Tres veces oró Jesús. Y cada vez que terminaba de orar regresaba con sus amigos íntimos y los encontraba durmiendo. Jesús no hizo un espectáculo al ver que básicamente lo habían abandonado en su oración pues estaban muy cansados. No dijo: “tiro la toalla, si por éstos voy a morir mejor no muero porque no pueden siquiera acompañarme una hora”. El venció la tentación aún cuando básicamente sus íntimos le fallaron, pues no velaron con él como les pidió. No sólo esto, les dijo: “estén alerta y oren para que no caigan en tentación. El espíritu está dispuesto, pero el cuerpo es débil.” Dicho y hecho. Momentos después cuando Jesús fue arrestado, todos los discípulos prefirieron salvar su vida que ser fieles a Jesús y huyeron. Pedro había prometido que aunque tuviera que morir no lo negaría. Y este pasaje está exactamente antes de lo que leímos. Lea Mateo 26:31-35

¿Cuál puede ser su tentación en medio de la angustia?
Convertirse en corrupto, resentirse con Dios, murmurar contra otros, abandonar la fe, ir con brujos, ir a que le lean la mano. Cuidado, ore y permanezca en la fe. Y si en su iglesia hay grupos pequeños (En la Fráter se llaman Grupos C.A.F.E., Células de Atención Familiar y Evangelismo) ubíquese en uno y no enfrente la vida solo.

Pastor Alex López

Posts