Imagínese dormirse esta noche y nunca más despertar. Usted se acuesta como que si nada, pero nunca más vuelve a despertar. Y llega a morir hasta los 92 años.

Una enfermera lo observa durante 24 horas. Las siguientes 24 horas es otra. Ellas notan algo, en su sueño del que no despierta, usted a veces sonríe, llora o muestra rostro de asombro, pero no despierta.

Usted está perdido en usted. Perdido en sus sueños personales. Tanto así, que, aunque está vivo, no vive más que para usted y sus sueños.

Aunque en sus sueños usted sonríe, llora o muestra de pronto un rostro de asombro, su familia lo extraña. Está tan cerca, pero a la vez tan lejos. Lo tienen allí, pero no lo tienen con ellos.

Es probable que usted hasta hoy no haya despertado. Y siga perdido en sus sueños, en sus metas, en sus pensamientos. Que ni siquiera se ha dado cuenta, que su familia lo extraña.

Aunque está ahí, no está con ellos. Aunque usted cree amarlos y puede enumerar muchos actos de amor, sus pocos, pero dañinos errores, han marchitado el corazón de los suyos.

Es probable que usted hasta hoy no haya despertado. No haya despertado a la realidad de su fragilidad. Un virus microscópico nos tiene de rodillas al mundo entero. Y a todos, refundidos de nuestras casas. Pero podemos seguir durmiendo ante el llamado de Dios.

Dios es amor. Pero su amor manifiesto en la gracia y misericordia de Jesús, que nos libra de la ira santa de Dios, tiene fecha de expiración. Ese amor disponible hacia usted, expira el día de su muerte o el día en que Jesús regrese por su iglesia, cuando ya no vendrá como Salvador sino como Juez. Hoy puede ser su abogado ante Dios.

Muchos viven como si fuéramos dioses. Con los armamentos más poderosos, la tecnología digital más impresionante y de rodillas ante un virus microscópico. Un virus que ha causado mucho dolor, temor y pérdidas. Ni las personalidades se han librado y ya muchos la historia de fatal de algo microscópico.

Pero ninguno de esos dolores, temores y pérdidas, se compara al vivir dormido ante un Dios que grita, arrepiéntete. Aquí estoy. No debes hacer nada sino creer. Creer que yo soy santo y que no tolero el pecado. Y que el que no es conmigo, contra mí es. Y el que no es mi amigo, mi enemigo es.

Creer que Yo soy fuego consumidor. Más infernal que aquellos incendios de California. Pero yo también soy un silbo apacible. Yo también soy todo ternura. Mi mayor placer es amar. Y no me complace la destrucción del malvado, sino más bien quiero que se arrepienta de su conducta y viva.

Creo que yo también he estado dormido a mi esposa y a mis hijos. No que no los ame, no que no les dedique tiempo, no que esté presente. Y es que lo que más importa no es como me siento yo, sino cómo se sienten ellos. Aunque los ame del tamaño del universo, pero con mis palabras impulsivas y no pensantes hiera sus corazones si quiera una vez, estoy dormido para ellos. Y no ha sido sólo una.

Estos días de dolor y temor alrededor del mundo, han sido como una alarma erróneamente colocada a las 3 de la mañana en un día de asueto. Que me sacude en la incomodidad de despertar tan temprano. Y para darme cuenta que parar no es necesario, es obligatorio.

Y quiero despertar. Quiero despertar para ellos. Son mi regalo más precioso y cercano. Y quiero que Dios me use para despertar a otros. Despertarlos para sus familias, para que vean lo que no han visto, sientan lo que no han sentido y puedan pedir perdón a lo que creen que no han ofendido y puedan despertar, para no sólo estar ahí, sino estar con ellos amando como Dios ama y escuchando, siendo papá, mentor y no viviendo a la carrera con ellos.

Estoy cansado de ver tanto Facebook Live, de corazones bien intencionados, hablando que nada malo tocará a los hijos de Dios. Si Jesús dijo que en este mundo habrían aflicciones, por qué se les olvida ese pasaje bíblico.

Estoy cansado de ver tanto Facebook Live, de personas que enseñan lo que hoy ante esta crisis, no funciona y es más suena a una parodia del cristianismo. Hoy muy pocos cosecharán prosperidad, la mayoría perderán y será duro. Pero la fe no se prueba en los buenos momentos, la fe se prueba en los malos.

Los fieles, son aquellos que, con lágrimas en sus ojos, enfrentan los dolores más profundos de esta tierra, de rodillas, pero con la mirada al cielo como Esteban, ese diácono en el libro de Hechos, que murió apedreado, pero que antes de morir, fijó su mirad en el cielo y vio la gloria de Dios, y a Jesús de pie a la derecha de Dios.

La vida cristiana no se trata de cuentas bancarias llenas, sino de vidas vacías de pecado. La vida cristiana no se trata de la victoria ante toda guerra, sino de la fidelidad ante las “batallas perdidas” en este mundo como la quiebra, el tropezón pecaminoso, la enfermedad o la muerte.

El cristiano que muere por las complicaciones del Coronavirus, no es un derrotado. Si muere con la fe puesta en el invisible, le espera una corona en el cielo que Dios otorga al que entra sin hacer nada, porque él lo hizo todo y el que por fe recibe lo que hizo, lo manifiesta en la obediencia del todo de él. No por temor sino por amor. Pero si seguimos durmiendo, no veremos lo que Dios hizo, no entenderemos.

La vida cristiana no es el cielo en la tierra. Sino comprender que esta tierra desde que Adán y Eva pecaron, está destinada a la destrucción. Porque Dios nos tiene preparada un cielo nuevo y una tierra nueva en donde el reinará con justicia. Donde no hay sol, porque él ilumina con su gloria.

En esa ciudad de paz, no con pensamientos como los que hoy tenemos, ni con un cuerpo como el que hoy tenemos, viviremos para siempre bajo el reinado de la justicia y rectitud. El nuevo y verdadero jardín del Edén cara a cara con Dios.

El apóstol Pablo decía, que para el vivir era Cristo y el morir ganancia. No estaba loco, estaba más cuerdo que nosotros. El evangelio que antes perseguía, ahora lo proclamaba. Un encuentro con el Jesús resucitado camino a Damasco, lo despertó de su sueño. Para vivir el verdadero. El prefería estar muerto en la gloria, porque le había visto, sabía lo que venía.

Por eso pudo decir inspirado por el Espíritu Santo “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. Porque tuviera mucho para comer o pasara hambre, su fe permanecería. Porque tuviera mucho dinero o tuviera la billetera vacía, su fe permanecería. Porque en cualquier situación en la que estuviera, estaría satisfecho. Eso es despertar a la plenitud de Dios. En esa plenitud deseo desvelarme hasta el día de mi muerte.

Despertemos. Despertemos a la gloria de Dios, despertemos a la gloria de la familia. Fue por medio de una familia que Dios salvó a la humanidad durante el diluvio. Noé, su esposa y sus tres hijos con sus esposas, entraron al arca.

Que Jesús sea nuestra arca. Que nos libra del diluvio de nuestra pecaminosidad. En donde no hacemos nada sino responder a su llamado y ser empoderados para obedecer. En donde no corremos a darle respiración boca a boca, al viejo yo como muchas veces lo hemos hecho amando este mundo. Porque Dios ya construyó en Jesús, esa arca en la cruz. Y los pecados que nos tenían atados, recibieron perdón y las cuerdas cayeron al suelo. No corramos a agarrar las cuerdas del pecado de las que hemos sido liberados. Amemos no por interés sino por gratitud. No con la cabeza, sino también con el corazón.

Yo quiero despertar a la gloria de Dios, a la gloria de la familia en él y a la gloria de la familia espiritual y de mi prójimo en él. Oro porque Dios me muestre lo malo que soy y que todavía tengo y que pueda de rodillas cada mañana decirle: “Nunca más me dejes volver a dormir”.

La iglesia no puede volver a ser la misma cuando nos volvamos a reunir. No podemos olvidar lo que hoy vivimos. No lo tengo todo resuelto, pero sé que la iglesia de Cristo proclama a Cristo. Cuando de pronto se cierran los templos, es un recordatorio majestuoso, que lo que más importa, no son ellos, sino lo que se reúne dentro de ellos, para quién lo hace y a qué y a quién proclama.

No quiero volver a dormirme. Y por favor Padre mío, despierta al que está leyendo estas líneas. Muéstrale a qué duerme y a qué debe despertar. Para que todos vivamos despiertos para ti, aunque durmamos para siempre por este ingrato y microscópico Coronavirus.

Despierte…

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,635 suscriptores

¿Qué pensaría usted de aquella persona que siendo creyente expresa en medio de esta crisis del Coronavirus: me siento triste y angustiado?

Y todavía agrega: «Me siento tan triste y angustiado que me siento morir». Estas no fueron las palabras de un hombre sin fe, sino las mismas palabras de Jesús, la noche de su arresto.

Descubra en el video de abajo, dos cosas que aprendemos de esta porción de la escritura que encontramos en Mateo 26:37-39.

«Se llevó a Pedro y a los dos hijos de Zebedeo, y comenzó a sentirse triste y angustiado. «Es tal la angustia que me invade, que me siento morir —les dijo—. Quédense aquí y manténganse despiertos conmigo». Yendo un poco más allá, se postró sobre su rostro y oró: «Padre mío, si es posible, no me hagas beber este trago amargo. Pero no sea lo que yo quiero, sino lo que quieres tú».» La Biblia en Mateo 26:37-39

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,635 suscriptores

Este fin de semana, el 3, 4 y 5 de abril, disfrute a las 7 p.m. y desde la comodidad de su casa, la retransmisión de La Vía Dolorosa – el clásico teatral de la Semana Santa del 2019.

Podrá verla en www.frater.tv, www.facebook.com/lafrater y en www.youtube.com/lafratertv

Cuéntele a sus familiares y amigos en el extranjero, para que se unan y disfrutemos de La Vía Dolorosa, recordando la vida, muerte y resurrección de Jesús, nuestra esperanza eterna.

La Vía Dolorosa es el Clásico Teatral de la Semana Santa que durante 24 años Fraternidad Cristiana de Guatemala ha presentado de manera gratuita. Esta es una representación de la vida, mensaje, pasión, muerte y resurrección de Jesucristo.

Durante estos años, desde 1994, más de 402,000 personas han asistido a esta magna presentación. Sólo el año pasado se logró una convocatoria de más de 32,500 personas.

Este es un montaje de primera, con efectos sonoros y visuales que transportan al asistente a través del tiempo a la tierra de Israel, donde Jesucristo partió la historia de la humanidad en dos.

Cuando iniciamos eran solamente 60 actores los que participaban, ahora están involucrados más de 300 voluntarios, que conforman 18 diferentes comisiones, entre ellas: Teatro: 80 personas, Danza: 30 personas, Backstage: 12 personas, Fotografía: 20 personas, Utilería: 5 personas, Efectos especiales: 9 personas, Producción y Multimedia: 11 personas, Cantantes y Coro de voces: 56 personas, Maquillaje: 11 personas, Sonido: 6 personas, Televisión: 15 personas, Iluminación: 7 personas, Vestuario: 24 personas, entre otros.

Los esperamos este viernes, sábado y domingo a las 7:00 p.m.en www.frater.tv, www.facebook.com/lafrater o en www.youtube.com/lafratertv

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,635 suscriptores

¿Cómo es posible que alguien en plena pandemia saque una canción que se llame: Todo va a estar bien?

El cantante Redimi2 Feat. Evan Craft – el estadounidense con corazón latino – lanzaron hoy la canción: Todo va a estar bien.

En parte del Instagram Live que vi de Redimi2 dijo: «Sí, para mi todo va a estar bien. Independientemente de lo que venga, todo va a estar bien. Aunque no hayan vacas en los corrales, aunque se sequen los ríos, aunque no tengamos comunicación. Al final después de todo eso, siempre va a estar bien, para los que confiamos en el Señor».

Redimi2 no está hablando de un positivismo ciego o de que siempre nos va a ir bien en todo. Está hablando que para el creyente en Dios nuestro Salvador, en Jesucristo nuestro Redentor y en el Espíritu Santo nuestro Consolador, no importa que venga, sabemos que nuestros tiempos están en sus manos. ¿Por qué lo sé? Porque lo conozco y lo he entrevistado tres veces. Si no ha visto las entrevistas dé clic en Entrevista 1, Entrevista 2 y Entrevista 3 (sólo audio).

Si algo sabemos es que no importa el sufrimiento y el dolor que enfrentemos en esta tierra. Tenemos la promesa de una vida eterna Jesús. Nuestra esperanza final por encima de toda esperanza, es que Cristo murió por nuestros pecados, nos reconcilió con el Padre y nos prometió vida eterna, siendo él el primer en resucitar.

Venga lo que venga. El cielo nos espera. Todo va estar bien…

» Él les enjugará toda lágrima de los ojos. Ya no habrá muerte, ni llanto, ni lamento ni dolor, porque las primeras cosas han dejado de existir». » La Biblia en Apocalipsis 21:4

» ¡Alabado sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo! Por su gran misericordia, nos ha hecho nacer de nuevo mediante la resurrección de Jesucristo, para que tengamos una esperanza viva y recibamos una herencia indestructible, incontaminada e inmarchitable. Tal herencia está reservada en el cielo para ustedes, a quienes el poder de Dios protege mediante la fe hasta que llegue la salvación que se ha de revelar en los últimos tiempos.» La Biblia en 1 Pedro 1:3-5

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,635 suscriptores

Dr. Alejandro Giammattei, Presidente de Guatemala.

Esta noche 29 de marzo a las 7:00 p.m. y en cadena nacional, el Presidente de Guatemala, Alejandro Giammattei, dio unas palabras inspiradoras a toda la nación.

Le comparto sus palabras finales de su discurso, para que todos dentro y fuera de Guatemala, que también creemos en Dios y en ser generosos con el necesitado, las llevemos a la acción.

Al principio encuentra el texto en bloque y luego algunos tuits, para que pueda compartir con otros, las frases que más le impactaron.

«Les quiero pedir que sigamos confiando, que sigamos orando, que le pidamos a Dios que nos siga protegiendo porque de veras, hay una protección divina en todo esto.

No sólo porque nosotros hayamos tenido éxito en la contención, sino porque ha venido una fuerza que va, para mí, para mí que soy un hombre de fe, va mucho más allá de lo que nosotros hemos hecho.

Y creo realmente, que Dios está bendiciendo a Guatemala. Y la mejor bendición, la debemos de demostrar nosotros de vuelta a Dios, uniéndonos y trabajando.

Apoyando al más desposeído y una iniciativa que podría ser muy interesante es: si yo tengo dos panes, compartamos uno. Compartamos, adoptemos a una familia que no tiene lo necesario y ayudémosla.

El Gobierno ahorita está limitado de recursos, pero el mejor recurso que tenemos los guatemaltecos es nuestro corazón, ese deseo de solidaridad y ese impulso que nosotros podemos darle a nuestra nación uniéndonos y trabajando por los más desposeídos y por los que más están sufriendo esta crisis.

Que Dios los bendiga. Pero especialmente, que Dios siga bendiciendo a Guatemala»

Presidente Alejandro Giammattei de Guatemala
Les quiero pedir que sigamos confiando, que sigamos orando, que le pidamos a Dios que nos siga protegiendo, porque de veras, hay una protección divina en todo esto. @DrGiammattei Presidente de Guatemala Clic para tuitear Y creo realmente, que Dios está bendiciendo a Guatemala. Y la mejor bendición, la debemos de demostrar nosotros de vuelta a Dios, uniéndonos y trabajando. Apoyando al más desposeído. @DrGiammattei Presidente de Guatemala Clic para tuitear Una iniciativa que podría ser muy interesante es: si yo tengo dos panes, compartamos uno. Compartamos, adoptemos a una familia que no tiene lo necesario y ayudémosla. @DrGiammattei Presidente de Guatemala Clic para tuitear El Gobierno ahorita está limitado de recursos, pero el mejor recurso que tenemos los guatemaltecos es nuestro corazón, ese deseo de solidaridad y ese impulso de darle a nuestra nación. @DrGiammattei Presidente de Guatemala Clic para tuitear

Comparta esta publicación con sus amigos con los botones al final de la misma.

*****
Suscríbase a mi blog y únase a más de 140,000 personas que ya reciben en su correo lo que escribo sobre el hoy en base a la Biblia. Si no tiene mis seis libros anteriores: #Emparejarse, #NoviazgoDeAltura, #MeQuieroCasar, #MetasDeVida, #LiderazgoCuarenta y #ElMaestrodelDinero descárguelos gratis en www.librosalexlopez.com Seis libros, en conjunto, con más de 1,000,000 de descargas.

168,635 suscriptores